domingo, 15 de mayo de 2011

Majdanek.

Vi Majdanek por primera vez, de sobresalto. En un momento estaba hablando con BC mirando el paisaje de Lublin, me di la vuelta para hablar con CRS y veo pasto verte y unas construcciones de color negro. Con la garganta cerrada, los ojos llorosos, lo unico que pude decir fue, ¿eso es Majdanek?.
En el micro, todos vimos Majdanek, con nuestros ojos. Al llegar, los micros estacionaron, y abrigados con gorros, camperas, remeras, guantes y bufandas, bajamos, para ir hacia los baños (curiosidad del viaje, no habia un baño con poca limpieza o mal aspecto y todos tenian agua caliente para lavarse las manos), al salir del baño, fuimos caminando hacia la entrada del campo. Es un monumento, todo de piedra, unas torres de poco tamaño con unos espacios que estaban llenos de agua. piedras a los costados, todo era piedra. en el medio, una rampa, con piedras puntiagudas a los lados, y despues una escalera. Subiendo otra vez. Atras de ese desnivel, hay una gran escultura de piedra, de muchos metros de alto y muchos metros de largo, algunos dicen que son personas en poses inhumanas, otros letras, otros una palabra. Realmente no se sabe que es pero es impactante, es un mounstro de roca. Cuando pasas por debajo de esa roca inmensa, te encontras con una escalera, que te lleva hacia un caminito. Mientras recorres ese camino, pasas por la puerta de los comandantes de Majdanek, Karl Koch e Isle Köhler.
Ioel, nos conto, que Isle, le arrancaba a las personas la piel, si tenia algun tatuaje que le gustaba y armaba lamparas con los trozos de pieles. En ese momento, estando solo a metros de la puerta principal de Majdanek, lloraba por dentro y me sentia indefensa, impotente, y las lagrimas ya acudian a mis ojos, mientras sacaba fotos, fuimos caminando hacia esa puerta, de Majdanek. Y el olor a horror ya empezaba a entrar por mi nariz, una torre de seguridad, y luego dos alambres de pua. Entramos, estaba dentro de Majdanek, increible, no lo podia creer y mi alma, se partia en pedazos y no sabia donde esconderme.
Nos sentamos a escuchar lo que Ioel tenia para decir, nos conto que habia dos camaras de gas, una para hombres y otra para mujeres, que en Majdanek fue el primer lugar donde se experimento con el Zyclon B, 15 minutos de charla y luego.
Entramos a las camaras de gas.
Lugar oscuro, lleno de olor insoportable, a muerte, a odio, a impotencia, a miedo. Primero una sala donde la gente se desvestia y dejaba sus ropas, y les rasuraban el pelo, un pasillo y una camara de gas. con las duchas, unos agujeros en la pared, y las paredes con manchas azules. Agujeros donde se ponian motores y la gente se asfixiaba con dioxido de carbono. Ioel dijo un par de cosas dentro de la camara de gas, habia muchas chicas llorando, mejor dicho casi todas, y varios chicos en llanto tambien. Al salir de esa camara de gas, pasamos por un pasillo, donde habia una puerta trasera y otra camara y un pequeño cuarto donde habia dos garrafas (quien sabe de que), la puerta de la camara tenia un termometro y un visor, cuando la temperatura bajaba, significaba que ya se podia entrar en la camara a retirar los cuerpos.
Salimos de la camara, la gran mayoria en llanto, sin poder describir lo que se sentia, abrazandonos entre todos, consolandonos mutuamente, algunos se sentaron en el pasto, al lado de la camara de gas, otros nos quedamos parados. Y Ioel, puso una cancion, melancolica, la cual, puso a todos a llorar, hizo que nos pegase mas fuerte todo lo que habiamos visto.
terminaron esos dos minutos de musica, nos pusimos en pie, como pudimos, con las mejillas humedas de lagrimas, las almas llorando, y los corazones sufriendo. Nos levantamos y seguimos con el recorrido de Majdanek. Antes de entrar en las barracas de trabajo, paramos frente a un objeto, que se utiliza para aplanar superficies, Ioel, nos comento que ese objeto, que tranquilamente podria haber sido tirado por animales, era tirado por 3 personas, para probarlas y desgastarlas fisicamente.
Cami, Mica y Brai, calmandome, calmandonos entre nosotros, que estabamos llorando. Al tranquilizarnos un poco, entramos a la primera barraca de trabajo, y encontramos ahi, algo similar a una linea de tiempo, donde explicaban los comienzos del campo, hasta el dia de su liberacion, habia fotos, escritos, objetos, pero lo que mas me llamo la atencion de esa barraca, fue un marco de plastico, donde adentro habia pelo, pelo que le habian rasurado a las personas, que lo usaban para rellenar las camperas de los que combatian en el frente sovietico. Luego habia dos esculturas, una salamandra y una tortuga, el significado de la salamandra era resistencia, el de la tortuga no lo recuerdo, pero para mi es algo como por mas lento que se trabaje las cosas se pueden lograr. En esa barraca me pude recomponer, aunque sea un poco.
Al salir fuimos a otra barraca, con un millon de zapatos y me vuelvo a hacer la misma pregunta cada vez que lo recuerdo, ¿que fue de los portadores de cada uno de ese millon de zapatos? ¿que hicieron de sus vidas? ¿cual era su idea del futuro?. Y ahi, viendo un millon de zapatos, odiando al nazismo, sufriendo por los millones de vidas que prececieron, llore, como jamas habia llorado por desconocidos en mi vida, llore por el horror, por el miedo, por el terror, por el olor a muerte, llore, por todo lo que paso en la Shoá. Y ese millon de zapatos me hizo reflexionar, un millon de zapatos, un millon de muertos (y más), un millon de vidas (y más) masacradas, destruidas, por sadicos, barbaros, nazis. Tantas vidas, que pisaron ese suelo que hoy yo pisaba, con mis zapatillas y mis medias, con mi gorro en la cabeza, ese suelo, que sintio el frio de sus dedos, la debilidad de sus cuerpos, el grito de sus voces, o la sumision ante el poder de ellos. Los imagine armando rebeliones, imaginarias y reales, los quise imaginar vivos, junto a mi, pero no pude, mi cabeza no podia imaginar un millon de rostros diferentes. Por lo que mi frustracion fue mayor, y llore mas. Me senti hija de puta, por pisar ese suelo bien vestida y con zapatos, abrigada y con la certeza de que iba a comer un buen plato de comida, que me iba a dar una ducha caliente y que en el micro iba a haber calefaccion. Y en llanto corri hacia la salida, por no soportar mas a ese millon de zapatos, a ese millon de personas que no pudieron ser salvadas.
Me queria sacar los zapatos, las medias, el gorro y todo, quedar desnuda y sufrir una minima parte de todo lo que esa gente habia vivido, pero mi egoismo pudo mas, y decidi quedarme vestida, calentita como estaba con mis guantes y mi campera.
Camine, caminamos, bajo la lluvia y entramos al sector de barracas de descanso. Donde la gente dormia, el olor a ser humano, los arañazos en las camas, las sabanas y los colchones minimos tal como estaban hace años atras. Luego de una explicacion de Ioel, salimos de la barraca y fuimos hacia el lugar donde estan las fosas comunes, charlamos un rato ahi y fuimos hacia el monumento.
Estando ya en el monumento, se hizo un acto en memoria a los caidos en la Shoá, donde se recitaron poemas, se hablo del tema y se canto. La memoria, de Leon Gieco, y luego el Hatikva, la emocion que se siente al cantar Hatikva con muchas personas mas, que estan unidas por la misma causa, es indescriptible. No hay palabras que puedan describir lo que uno siente al sentirse parte de Marcha Por La Vida, dejan de existir las fronteras y los limites, para ser todos un mismo pueblo. Diez mil personas, juntas por la misma causa, eso es Marcha Por La Vida.

1 comentario:

Paaravestirsantos dijo...

Debo reconocer que sos demasiado buena relatando hechos.
El año pasado justamente vimos todo esto de el holocausto judío por parte de los nazis, la impresión que nos daba ver imágenes de ese momento era imposible de explicar. A partir de esto me doy cuenta que lo que yo sentí no se compara ni un gramo con lo que vos viviste, es más nuestra profesora viajó a europa, y reconocio que no pudo entrar a uno de los campos por la durisima historia que hay en cada uno de ellos.
Vuelvo a repetirlo, este viaje estoy segura que te enrriqueció mucho mas de cultura y aprendizaje.
Sin duda, un viaje para recordar SIEMPRE.

Publicar un comentario

Toda palabra es bien recibida. Mas si es una devolucion o pensamiento.