lunes, 24 de octubre de 2011

What imagination can do..

- Nuestra relación jamás habría funcionado- Hablo, con un tono suave, tierno, en su oído como lo haría una amante.
- Es verdad, hubiera sido auto destructiva-
Y le acariciaba sus facciones, lo miraba a los ojos, con un amor incomprendido, por ella, y por todos, pero con la certeza de que él lo entendía, por mas de que no había mas que miradas llenas de palabras.
Él era una simple persona, que quería vivir sin demasiadas preocupaciones, quería viajar, conocer lugares, y sobretodo disfrutar la vida, sin mas complicaciones que vivir. Lo veía como a un ídolo, como una posible compañera para uno de sus viajes, a pesar de que sabía de que si el se iba, se iría solo, sin nadie.
Es imposible determinar si se amaban, si se odiaban o que sentimiento había entre esos dos seres, pero lo que sea que fuere, era mas fuerte que cualquier fuerza de la naturaleza. No había tiempo, día, hora, lugar o año que pudiera desencontrarlos.
- No hables mas, imagina algo lindo- Tomándolo de la mano, besándole la punta de la nariz, en un beso corto y tierno.
- Esta bien, no pienso mas, sos mi paz-
Esa frase la desconcerto, la hizo pensar que jamás el le había dicho algo similar, a pesar de que su paz, su tranquilidad y su aislamiento era él, a ella nunca se le hubiese ocurrido que el sentía lo mismo, capaz que por sus similitudes, o por las tantas e imperceptibles diferencias. Pero la hizo sonreír de eso no hay duda y con su mejor sonrisa.
- ¿Cómo que soy tu paz?- Con esa curiosidad de niña pequeña
-Si, cuando estoy con vos, sos la única, no necesito a nadie más, me siento completo, pero no puedo vivir con vos, no puedo estar así de por vida, porque si me quedo así voy a estar defraudando a mucha gente, que esperan algo de mi, y me das paz, física, mentar y espiritualmente-
Ella sin saber que decirle, lo miro fijo a los ojos un rato largo, sin esperar una respuesta, solo disfrutando del momento, hasta que poco a poco las ganas de abrazarlo le ganaron y lo abrazo, como hacía tanto que no hacía, y en ese momento ella se dio cuenta de que el amor que sentía por el jamás se había ido, que siempre había estado y que hasta muchos años después lo iba a seguir amando.
Descansando en el pasto, ellos siguieron hablando, de la vida, de la no vida, o tal vez de la vida en otro mundo. Pero de lo que estoy segura es de que hablaron un par de horas, hasta que decidieron moverse e irse, porque la rutina del día debía volver, ellos no se podían ver eternamente, y caminando y discutiendo nimiedades, como el mejor tren es el rojo, si porque los vagones son mas lindos, no porque es rojo, bueno si es verdad el que sea rojo le suma puntos.
-Vos también sos mi paz-
-Yo no puedo ser tu paz, yo no le doy paz a nadie-
-Pero a mi si, vos me completas, me llenas, me das esa paz que no encuentro en ningún lado, mas que a tu lado-

3 comentarios:

Santis dijo...

volviste con los que a mi me gustan!
apasionados, confusos, misteriosos...

que siga la racha!

Uzi dijo...

Tengo un pañuelo rojo que encontré ese día. Lo tengo en la muñeca porque me hace sentir un poco más cerca de vos. Gracias por ser tanto y todo.

Chloe. dijo...

Hola! me gusta mucho tu blog y como se la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
debo decirte que tus entradas son geniales, enserio:D
Yo también dispongo de un blog, y al igual que a ti me haría mucha ilusión que me comentaras y me siguieras ^^
Es este: http://memoriasdechloe.blogspot.com
Besazos, te espero!

Publicar un comentario

Toda palabra es bien recibida. Mas si es una devolucion o pensamiento.